miércoles, 4 de diciembre de 2013


El vampiro de de Silesia
Minotauro
ISBN: 978-84-450-0171-4

Marzo de 2009: el profesor Adriano Toscanelli, junto a un equipo de arqueólogos, descubre una fosa común en una isla de Venecia. En su interior se halla una cripta oculta tras los huesos de los apestados que fueron enterrados allí y el cuerpo de una mujer salvajemente torturada cinco siglos atrás. La conmoción se torna más intensa cuando comprueban que, en un ejercicio de crueldad infinita, estando aún con vida, sus agresores introdujeron un ladrillo entre sus dientes, desencajándole la mandíbula. 

Me gusta el género de terror y sobre todo las historias clásicas de vampiros. El vampiro de Silesia, tiene como punto de partida una interesante propuesta, pero también el riesgo de un tema demasiado tratado con planteamientos que han subvertido el sentido original de uno de los mitos más representativos del género de Terror.

Tras un principio algo vacilante, que resulta algo confuso tanto en acontecimientos como en el lenguaje utilizado para describir las escenas, que luego encajara en la historia perfectamente, la gran novedad es que el autor, al que confieso no conocía pese a su popularidad como periodista, ha sabido darle un renovado aire manteniendo el encanto de aquellos vampiros de los orígenes.

Lorenzo Fernández, recupera el tema tal y como se contemplaba en la tradición eslava, en la que los seres infernales, eran vistos como unos rasgos mucho menos humanizados a aquellos con los que la literatura los trato con posterioridad. El referente no es el aristocrático personaje surgido en la literatura romántica, sino esa mezcla de interpretación folclórica de unos hechos documentados, aquellas epidemias que asolaban Centroeuropa asociadas por la mentalidad cientifista a la rabia, o a enfermedades similares y recuperando escenarios donde la superstición se hizo fuerte en tiempos de crisis en medio de la dureza del paisaje. Da un toque original al introducir la voluntad del hombre, la ambición desmedida que roza la locura, y a instituciones sagradas. Hay una mezcla de referencias no habituales que contribuyen a dar a la historia un tono inquietante, en la que los vampiros no son los seres más terribles a los que temer.

El protagonista es un personaje a la deriva, solitario, alcohólico, desorientado y tenaz, No podemos sentirlo como alguien heroico, es más bien es un personaje de tragedia griega que se ve obligado a seguir una dirección manipulado por todos hasta encontrarse con sus orígenes y su destino.

La novela empieza con unas escenas que no terminamos de encajar a la primera, resultan borrosas en su planteamiento inicial, un salto al pasado en el que nos embarga la duda de que estas situaciones estén bien planteadas como puerta de entrada a la aventura. Esto tal vez nos proporcione una cierta incomodidad, pero en este sentido la novela va a más y conforme vayamos leyendo descubriremos que encajan con el personaje y en el argumento. Hay una doble acción, la del pasado, construida a base de diarios, artículos e informes, y la de la actualidad y en ambas saltos hacia atrás que dan al protagonista, de cada momento los hilos de los que tirar y enlazar las dos realidades temporales.

Siguiendo la investigación del protagonista vamos descubriendo las piezas del puzle, algunas de ellas presentadas de antemano. Aunque adivinemos el desenlace, hay un giro, no presentido que hace que la historia siga sorprendiendo hasta el final.

Formalmente no podemos dejar de recordar a la novela de Stoker y en lo que subyace de querer controlar la naturaleza que al final se vuelve contra su manipulador, a Frankenstein. Tiene un tono a relato clásico, sobre todo en las escenas ambientadas en el siglo XVIII, que hace que no sea una historia convencional de las que tanto abundan.

Al final, el conjunto me ha resultado muy atractivo en esa mezcla de terror mítico y ancestral y de aventura de historia ficción. Creo que el autor maneja con habilidad los referentes como los casos asimilados al vampirismo en la regiones de Silesia, la personalidad del papa Sixto V, con malvados recurrentes, y referencias a los orígenes del vampirismo menos tratadas literariamente y todo esto aderezado con el punto de partida en unos hechos periodísticos vistos hace poco tiempo en prensa.

En definitiva es una novela que sin duda recomiendo.

domingo, 17 de noviembre de 2013

El joven Moriary y la planta Carnívora - Sofía Rhei



 Autora: Sofía Rhei.
 Ilustraciones de Alfonso Rodríguez Barrera.
 Fábulas de Albión,
ISBN: 978-84-939379-7-3


Londres es una ciudad llena de maravillas y de misterios, especialmente para quien no deja de buscarse problemas allá donde va. Y eso que parecía que iban a ser unas vacaciones tranquilas... Sin embargo, nada más llegar, el pequeño James Moriarty y su irritante hermana Arabella se enfrentan a una peculiar competición para conseguir un jugoso pellizco de la herencia de su tía Charity. Y después hay un pequeño "accidente" en el Museo Británico, un niño que toca el violín sospechosamente bien, una araña gigante, un importante pintor que se convierte en cómplice, un edificio con un siniestro pasado, un inventor de incógnito, la planta carnívora más grande del mundo, un joven irlandés obsesionado con los colmillos, y una selva tropical en pleno Londres en la que nadie está a salvo.

Vuelve el joven Moriaty, tan vivaz, tan inteligente y listo como en la entrega anterior.
Si un personaje literario ha trascendido a su origen literario, ese es Sherlock Holmes, pero el brillante detective  del  Londres  victoriano  no sería  nadie sin un antagonista de su talla, y ese es James Moriarty.

Sofia Rhei nos desvela cómo va tomando conciencia de sí mismo y de su vocación el que será uno de los mayores villanos de la literatura de detectives y que, además, servirá de inspiración a los que vendrán tras él. Presenciaremos un ejercicio de autoanálisis que  nos descubrirá  debilidades y motivaciones que serán esenciales en la construcción del  mito de este archienemigo de los héroes literarios.

Algo tienen estos personajes malvadillos en la puerta de la adolescencia, que resultan tan divertidos y atractivos para  arrastrarnos a su mundo. La mente maquiavélica del joven Moriarty no descansa y, en esta segunda entrega, sus retos le llevarán por el paisaje urbano de una ciudad cosmopolita y volverá a interactuar con personajes reales de la época, (mejor no desvelar el misterio de quiénes serán para mayor deleite de los lectores). A ritmo de comedia de enredo, con ingenio y  humor, en compañía de su inseparable compañero de juegos, el buenazo de  Watson  y de su enemiga natural (con la que  tan bien se entiende sin hablar cuando las necesidades de los dos asi lo requiere), su hermana Arabella, desplegará su ingenio y su inteligencia vivaz, nos destapará sus tendencias naturales incipientes, se aprovechará de las debilidades ajenas saliendo triunfador o aprendiendo de sus errores. 

Escenarios y situaciones se suceden en guiños que llevaran al joven lector a un mundo del que, tirando del hilo, descubrirá hitos culturales, escritores, científicos, inventos y costumbres típicamente british, hasta diferentes concepciones de lo que la literatura es, sin que la sonrisa nos abandone. Y en toda esta historia, el genio precoz nunca dejará de ser un niño, con la lucidez de conocer sus propias flaquezas y virtudes, y también las de sus oponentes de forma objetiva. 



Es de destacar la habilidad con la que la autora nos transmite de nuevo las peculiaridades de los personajes, cómo con muy poquito es capaz de presentarnos y hacernos vivos a los protagonistas de las escenas. Sabremos antes de que nos lo digan los hechos, que estamos con la institutriz alemana, o con el simpático invitado francés (¿quién será?).  

Las ilustraciones son tan  acertadas como en la primera entrega, acompañan el texto ampliándolo en matices. 

Lo que más me gusta de El joven Moriarty y la planta carnívora, es que sea un libro inteligente, de esos que acompañan y abren mentes y curiosidades, de los que transmiten amor por el conocimiento y ganas de caminar  por las posibilidades que abre y que, dirigido a un público juvenil, gusta igual a los adultos que se acercan a él.

Y lo mejor de todo, el  final de la historia que nos hace esperar próximas entregas  con  ansiedad.

sábado, 15 de junio de 2013

Museum - Jorge Magano



Un cuadro con un secreto. Una valiosa joya. Una escalera asesina. Un hombre enfermo en una misión desesperada.


​Siguiendo la estela de clásicos como "Aeropuerto" u "Hotel", "MUSEUM" nos introduce en las tripas de un museo de arte una semana antes de la exposición más importante de su historia. Durante seis días seguimos las andanzas, amoríos, dramas y disparates de jefes, vigilantes, empleados y visitantes. Y también la de un misterioso grupo de hombres dispuestos a convertir la inauguración en una pesadilla.

 Proyecto ganador del Speed-dating organizado por Amazon Kindle. Sant Jordi 2013.

A la llegada del verano nada como una buena novela de acción, y si además el lector puede ser cómplice de la historia  asociando su imaginación a la del escritor  en escenarios personajes y  ambientación,  la formula es casi perfecta.  


Podemos añadir a la  mezcla unas dosis del fino  humor que caracteriza al autor,   y una acción vertiginosa  que hace que no dejes la novela hasta ver en qué acaba.  Sus personajes no son ni buenos, ni malos: están, como la vida misma, llenos de matices que oscilan desde lo grotesco en lo cotidiano, a lo  heroico cuando la aventura lo requiere.

Pero Museum es algo más que una aventura rocambolesca ambientada en el Madrid más  admirado  y con raíces en un oscuro pasado.  Es también una seria  reflexión sobre el arte y su función, sobre su origen y su posesión. Nos hace plantearnos la legitimidad de muchos museos del mundo a la hora, no solo de conseguir, también de exhibir, sus colecciones,  Seguro que a partir de su lectura la visita a los grandes museos cambiara en nuestra  percepción. 

Jorge Magano sabe bien de qué habla porque es licenciado en Historia del Arte y ha trabajado en uno de estos escenarios  en los que ávidos consumidores de cultura se apiñan cada día.

Y sin embargo,… echo de menos a uno de mis héroes favoritos, a ese Jaime Azcarate, que aunque hace un pequeño cameo,   pertenece a la familia de personajes  literarios del lector. Espero que no se haga muy larga la espera de otra de sus aventuras. 

miércoles, 5 de junio de 2013

La última noche de Victor - Ros Jerónimo Tristante


  • JERÓNIMO TRISTANTE 
  •  PLAZA & JANES.
  •  Colección Exitos De Plaza & Janes.
  •  448 páginas 
  • Rústica (tapa blanda).
  • Novela negra. 2013.
  • ISBN: 9788401354564

Una peligrosa asesina fugada. Un joven muerto en extrañas circunstancias. Una familia repleta de secretos. Un pasado oscuro y una traición. Por fin un caso que pondrá a prueba el talento del detective más carismático e inteligente del siglo XIX, Víctor Ros. Suiza, 1882. Bárbara Miranda, una psicópata custodiada por el Sello de Brandenburgo, escapa de su celda y desaparece. Oviedo, un año después. Ramón Férez, primogénito de un acaudalado industrial, aparece asesinado delante de la verja de acceso a la Casa Férez. Para desesperación de las fuerzas del orden de la ciudad, no dejan de aparecer sospechosos del asesinato del joven, y el juez encargado del sumario, Agustín Casamajó, incapaz de encontrar al verdadero culpable, decide llamar a su gran amigo y famoso detective, Víctor Ros. Pero el caso no será fácil para él: tendrá que evitar las trampas que le colocarán en su camino las personas que menos espera, y se encontrará con un amor del pasado al que traicionó en su juventud. Víctor Ros, con la ayuda de su hijo adoptivo y de su perspicaz esposa, ¿encontrará al culpable y evitará más muertes? ¿Podrá salir airoso del caso más peligroso de su vida? O por el contrario, ¿seremos testigos de su última noche?

Soy de las piensa en el gran paralelismo que existe entre la lectura  y  la  gastronomía.   Me gusta la comida   refinada y  sofisticada,  jugar a hacer experimentos y  mezclar sabores y  texturas. Pero cuando me entra la ansiedad, cuando  tengo un pico de desesperante gula, lo que más me calma  y busco con desesperación, es un buen bocadillo de tortilla de patata o embutido,   según el día, un cocido bien  condimentado. 

En literatura no me gustan las sorpresas y espero encontrar lo busco. Así que con mucha frecuencia últimamente, me enfrento ante lo último  presentado como una renovación de un género literario, el escritor que va a aportar savia nueva  a lo ya trillado, y suelo abandonarlo apenas  leídas una docena de páginas, porque me siento estafada.  Y a la novela de intriga,  ( que es para mí ese bocata de chorizo que consumo con la gula de quien lleva sin comer  con sustancia  un par de meses de dieta de  verdurita y  plancha saludable), pido sobre todo coherencia en el argumento y sinceridad al escritor. Luego hay otros   elementos de la tramoya de novelista que  ayudan a una  lectura intensa y hacen leerla de tirón.  Porque una novela de misterio, hay que leerla de tirón, sin aplazar las pistas ni dejar que se enfríen los cadáveres que aderezan la trama.

Eso es  lo que  encuentro en la saga de Víctor Ros. 

Creo que he leído todo lo que ha escrito Jerónimo Tristante,   conozco su estilo. Me gusta encontrar las miguitas de pan que deja en  el camino y  me decepcionaría que no estuvieran allí: feroz intolerancia a la misma intolerancia, su  rebeldía ante la corrupción, su empatía con los desfavorecidos y los prejuicios y su enorme amor por la literatura, que  reivindica constantemente.  En todas  sus novelas, y en particular en las Víctor Ros, nos encontramos homenajes a los grandes  del folletín,  porque para Jerónimo la literatura que le gusta, es la que divierte, sobre todo la literatura que le divierte escribir, y eso trasciende  al lector  porque  dota de una honestidad a sus historias que  encandilan.  Sus protagonistas  caminan por sendas  retorcidas en mil giros, en sus tramas enrevesadas no quedan lagunas y terminan bien cerradas y eso es también lo que espero, aunque la puerta quede abierta para el futuro. 

En La última noche de Víctor Ros,   sabemos quién es el malvado desde el principio,  pero es que lo importante no es él quien, lo importante es el cómo. El hilo que tira de nosotros, es  como  su “Moriarty”   le plantea el reto y se esconde disfrazándose esquivo a su mirada, como se enfrenta a una sociedad cerrada, provinciana y convulsa, para hacer, de nuevo una vez más, brillar la verdad y frente a los prejuicios y la injusticia, plantar cara. El protagonista se encarará también a un pasado, que le trae remordimientos,  apoyado por los suyos: aquel niño de la calle que se ha convertido en su yo adolescente,  con la traición, pero también con el amor y la amistad incondicional. Y con la literatura. ¿Cómo puede un escritor  ser tal sin leer a los clásicos?, ¿Cómo pueden sus libros  encandilar si el escritor es incapaz de amar  el mismo con pasión a sus maestros literarios? No puedo evitar relamerme de  gusto al tropezarme con los cameos que ha introducido en la trama.

Encontrarse con los mismos esquemas, siempre renovados,  es lo que espero cuando leo a mis autores de intriga,  recuperar los  matices que me gustan de ellos, los personajes conocidos, y los escenarios habituales.  Porque gran parte de la atracción que  este tipo literatura ejerce sobre nosotros está  mediatizada por estos detalles,  y a mí, personalmente, me molesta  que me escatimen los reencuentros. Se lo que quiero y sé lo que busco.  Sin embargo los giros y la aventura, las complicaciones son diferentes, y están ahí para enganchar al lector  sin dejarle respirar a la espera de una nueva pista inesperada y sorprendente que , como una pieza de puzle que se esconde, aparece en el momento justo para dar sentido al tapiz de la aventura.

Todo esto  se cumple con creces y  me ha hecho no dejar el libro hasta que lo he acabado.  Espero más entregas de mi querido detective.






martes, 23 de abril de 2013

El joven Moriarty. El misterio del dodo - Sofía Rhei.


Autora: Sofía Rhei. 
Ilustraciones de Alfonso Rodríguez Barrera.
 208 pp., 
Theodosius ha regresado de uno de sus viajes por el mundo, y  ha traído un espécimen de lo más peculiar: un pájaro dodo, al que todo el mundo creía extinto. Lo malo es que el pobre bicho tiene muchos enemigos, casi tantos como invitados acuden a la suntuosa fiesta de recepción que el padre de James Moriarty celebra en honor del explorador. Puede que James Moriarty no sea el niño más sociable ni más agradable del mundo, pero cuando se empeña en algo, no se detiene ante nada. En este libro podréis conocer al pájaro dodo, al señor Darwin, a una institutriz que guarda secretos, a un pequeño asesino vestido de negro, a una baronesa con un ojo de cristal, a un gourmet capaz de comerse cualquier cosa, a una hechicera africana, a un aristócrata arruinado, a una actriz mentirosa, al escritor de Alicia en el país de las maravillas, a la propia Alicia, y a un caracol africano gigante. Un misterio lleno de humor y sorpresas para los amantes de la época victoriana, de los animales curiosos, del “Cluedo”, de los malvados por antonomasia, de los cameos de personajes históricos, y de los niños que no son malos... solo que los dibujaron asi

Me encantan este tipo de historias protagonizadas por niños-adolescentes atípicos. Esa mezcla de agilidad mental y suficiencia aderezado con un punto de mala leche y cinismo. El joven Moriarty, ese encantador niño insufrible, competitivo y elegantemente gamberro, es adorable, porque, pese a todo, jamás pierde ese punto de ingenuidad.
Desfilan por la novela una galería de personajes estilizados con una caricatura digna de Saki o Wodehouse, con ese típico humor negro y cínico, moviéndose en el entorno de un ambiente victoriano. El niño James se conoce bien a si mismo, a su no menos bellísima, elegante,cínica y manipuladora hermana Arabella y al buenazo de su amigo John Watson, y nos regala, con sus reflexiones al respecto, una visión irónica de su mundo y de el mismo apta para todos los públicos. En ese conocimiento, objetivo, en el que se autoanaliza virtudes y flaquezas, y apoyandose en su lógica aplastante, es donde su brillante inteligencia encuentra su mejor aliado.


En su forma de enfocar la vida, o mejor dicho su constante forma de tramar travesuras, conserva sin embargo una ingenuidad naïf que no es obstaculo para conseguir volver loco a todo el mundo para divertirse. Para él la vida es una continua competición con Arabella, en la que, por supuesto, las apuestas juegan, como en todo buen inglés un papel central, y en la que siempre el fin justifica los medios.
Sofía Rhei, ha conseguido de forma brillante, una novela de intriga auténticamente "british", logrando algo, para mi vital en estos relatos, la naturalidad. No renuncia a toques pintorescos, a los tópicos mas clásicos de este tipo de historias, pero consigue la frescura y la credibilidad de un relato de misterio dentro de más lograda tradición.
Pero aun  hay más. El misterio del dodo, es  a la vez uno de esos libros que llevan de la mano, tendiendo puentes a la imaginación y a la curiosidad,  a buscar más, a indagar en los ambientes, personajes, situaciones y referencias. ¿Qué será de ese joven y extraño niño Jack Reaper?, ¿y  se publicó la historia dedicada a esa Alicia adorable?, la única niña no solo capaz de competir con el brillante James,  ¡ademas le cae bien!, a él, que es a su tierna edad ya un misántropo empedernido. ... 
Me ha sorprendido la facilidad con la que la autora consigue caracterizar a los personajes, como con apenas un comentario al margen, define al padre  del protagonista, a los invitados, a los sirvientes. Como nos hace saber que uno es tartamudo, y no nos deja olvidar que la terrible institutriz es alemana. Es capaz de convertir los tópicos en aliados, sin que el lector los perciba como tales.

Los dibujos de Alfonso Rodríguez, añaden una patina clásica a la historia, consiguiendo dar al conjunto ese plus de tener entre las manos un libro bellísimo, bien editado, y que  además de ser una historia genial con la que no dejas caer la sonrisa, se convierte en un objeto de culto.
Es en definitiva un libro encantador, que transmite el amor por una edición mimada. Solo me queda dar las gracias a todos los que han hecho posible esta delicia de libro.