jueves, 26 de febrero de 2015

En calles oscuras - Armando Boix


Kokapeli Ediciones 
PÁGINAS: 322 (1Mb) 
FORMATO: Ebook Epub, mobi 
ISBN: 978-84-9432-083-5 
ASIN: B00SQQFG40


Tras la publicación de varias obras que son reediciones de novelas de notable calidad y que estaban descatalogadas en En calles oscuras de Armando Boix, es la primera obra inédita publicada por la innovadora editorial Kokapeli Ediciones, que con un enfoque  nuevo quiere dar un giro al concepto del libro digital tal y como hasta ahora se estaba publicando, apostando por el multiformato digital y edición bajo demanda en libro físico. Aporta además unos Códigos QR, que permite al lector enriquecer los textos con materiales complementarios, todo ello con unos precios razonables.

Armando Boix es uno de esos autores  a los que muchos lectores de determinada edad han leído pero que sin embargo tiene poca visibilidad  al estar orientados a una franja de edad muy concreta y difícil de traspasar, en esa línea de las colecciones juveniles,  para llegar a un  lector masivo.  Como el mismo Latorre o Ruíz Zafón, con quienes comparte algunas afinidades en temas y ambientes, está también muy ligado al mundo del cine, lo que dota a su literatura de un ritmo y una capacidad para crear atmósferas muy especiales y visuales. 

En calles oscuras nos encontramos con tres novelas cortas ambientadas en la ciudad que es esa Barcelona mágica que tanto juego esta dando ultimamente en literatura: La ciudad reflejada, El precio del Traidor y Dime que me quieres, situadas en tres momentos distintos: siglo XIX,  principios del siglo XX y en la actualidad.  El código QR  nos permite visitar algunos de los escenarios en los que  la acción se desarrolla. 

Son tres historias muy diferentes pero con el denominador común de estar enmarcadas por un ambiente gótico y sobrenatural. Manejando temas y ambientes  conocidos, sin  ocultar unas referencias e inspiración   que las hace creíbles y  las acerca al lector  dotándolas de un halo de verosimilitud,  crea unos universos mágicos  e inquietantes. Referencias y evocaciones a leyendas antiguas reconstruidas por Borges, recogidas en obras de referencia clásicas como La rama dorada, sincretismo religioso,  portales mágicos,  leyendas renovadas de diabólicas consecuencias,  configuran unos relatos inquietantes y muy atractivos de finales abiertos, que permanecen en la memoria del lector dejando un resquicio de inquietud.  Quién sabe si se esos maleficios nos pueden rondar una vez acabada la lectura. Son historias que han sucedido aquí mismo,  sus huellas, que poco antes permanecían  ocultas,  pueden volver a surgir de forma inesperada en cualquier momento. 

De las tres historias tal vez la que menos empática me ha resultado es la tercera, la más sensual y  carnal, pero también la más cercana al lector. Es simplemente una cuestión personal  por el tema tratado. Es también la mas rompedora y menos clásica de las tres  y la que introduce un tema de más contraste  con el escenario de familiar. Exige, también, mayor esfuerzo al lector al  centrarse en referencias y en una mitología diferente y poco tratada. 

El libro en su conjunto  me ha resultado  muy gratificante y me ha dejado con ganas de  leer más obras del autor, al que desconocía.  Esta muy bien escrito, con una prosa elegante y  un vocabulario rico,  que conjuga una rigurosidad de fuentes,  con un ritmo de aventura clásico, resultando el conjunto tremendamente atractivo para aficionados, como yo, a la literatura gótica. 







lunes, 23 de febrero de 2015

La puerta pintada - Carlos Aurensanz



La puerta pintada Ediciones B, S.A. 
464 páginas; 
ISBN-13: 9788466656115 
Encuadernación: Rústica


La puerta pintada es mucho más que una novela de misterio, es un fresco de una momento de nuestra historia de la que apenas quedan ya testigos directos,  pero que sigue marcándonos con una cicatriz difícil de superar. 

Esta escrita en tres tiempos y creo que el Carlos Aurensanz ha arriesgado mucho en la estructura de la novela porque puede en principio llevarnos a engaño en un primer contacto. Quiero destacar este punto, porque me parece importante. La historia empieza en una pequeña ciudad navarra, a finales de los años 40. Una sociedad plácida en la que sus fuerzas vivas, bonachonas, juegan sus partidas de guiñote en el Casino  y se preocupan por el buen funcionamiento de la vida de sus convecinos,  por el estado de las escuelas, la falta de viviendas dignas, la necesidad de mejorar su ciudad.  El alcalde parece un hombre  moderado que tiene que lidiar con un jefe de la falange local de difícil carácter y moral cuestionable. 

De  repente,  esta placidez cotidiana, se ve interrumpidas por un asesinato brutal y de extraña puesta en escena. A partir de ahí, la guardia civil trabaja contra reloj sobre la serie de crímenes que se suceden apoyada por un médico forense triste y acosado por las tragedias personales. Presionados por la prensa, por las autoridades contrariadas por el hecho de que esta sociedad se vea alterada por estos hechos tan bizarros y unas pistas incompresibles,  nada parece avanzar. 

Podemos ir sospechando a donde nos conducen  los hechos sin mucho esfuerzo, hasta que al final  de esta primera parte todo cobra sentido para uno de los personajes que resuelve el misterio y da con el implacable asesino. Los motivos se confirman y explican en la segunda parte de la novela  que transcurre durante la guerra civil, una vuelta atrás en el tiempo, con una acción radicalmente diferente y  una crudeza mucho mayor, porque lo que al principio es una historia más  de misterio,  se convierte en una crónica viva de nuestra historia  más reciente y en unos hechos incomprensibles para sus protagonistas que se ven arrastrados sin poder remediarlo. 

El autor no oculta su pasión por su ciudad  y su entorno, ni escatima pistas. En realidad los crímenes no son más que la escusa. Lo importante es lo es lo que hay detrás, el escenario de  horror y de irracionalidad fanática en el que se desarrolló la génesis de esta  historia de misterio y venganza, ese periodo oscuro de la guerra civil en una pequeña localidad en la que las que las relaciones personales y el conocimiento de la gente era cercana y los odios, el resentimiento y las rivalidades se acentuaron. Un tiempo que convirtió  en crueldad hasta las buenas intenciones. 

Con detalle y tras una investigación rigurosa en todos los sentidos, la histórica en hemerotecas,  archivos y memorias vivas. Con pasión por el arte y amor por un patrimonio cultural poco estudiado, por la ciudad en la que se desarrolla la historia, por la música y las tradiciones, el autor nos lleva de la mano por las calles dolientes y los hechos más duros de unos momentos que han permanecido semiolvidados,  por la necesidad de rehacernos de tanto horror, pero a los que tal vez sea necesario volver a recuperar para no olvidarnos de lo que somos capaces. 

Con algunos años de distancia, recuerdo esa plácida sociedad, en la que el tiempo pasaba lento, y parecía que nada hubiera alterado esa tranquilidad de moral ñoña y ritos cotidianos marcados por la religión, en la que con benevolencia se toleraba a los que estaban marcados por el estigma de los perdedores y los vencedores podían permitirse la generosidad de la caridad mas que   el buen gobierno de una sociedad justa,  una cultura escasa y dirigida a crear mentes dóciles y ciudadanos complacientes. 

Pero las culpas del pasado, ya sean inspiradas por las buenas intenciones o por el egoísmo siempre pasan factura, y eso es lo que la historia consigue hacernos ver.

La puerta pintada no es una historia más de misterio,  es la dolorosa memoria de lo que una sociedad  dividida por el rencor puede llegar a  hacer, olvidandose de la humanidad y conducida por la falta de tolerancia y la ceguera del fanatismo. 

viernes, 12 de diciembre de 2014

Milena o el fémur más bello el mundo , Jorge Zepeda



Los premio Planeta, son siempre discutidos y desde hace mucho tiempo, blanco de  críticas.  Parece que el hecho de  conseguirlo, descalifica a la novela que lo obtiene  y lo convierte en un artículo de baja calidad.  No  se si en este caso pasa de ser un nuevo producto destinado al consumo masivo,   a mi me ha gustado  y me gusta oír hablar al autor en las entrevistas de promoción.

Es una segunda entrega, continúa la historia de "los azules" un año después de lo narrado en Los corruptores. 

Jorge Zepeda me parece un buen narrador, tal vez no  sea  un escritor   de  altos vuelos literarios, pero la novela es un testimonio   terrible,  está bien  contada, los personajes son  muy carismáticos y con matices,  y  tiene un estilo que a veces guardarías  la frase con la que te tropiezas para enmarcarla.  Zepeda es periodista y  le interesa la parte de la denuncia,  lo difícil es conseguir lo que él ha conseguido,  el equilibrio entre la documentación, la denuncia y la ficción.  

Tampoco tiene una estructura muy obvia, hay continuos flash backs al pasado de Milena, a los testimonios de los clientes justificando su afición por el amor mercenario, aparentemente razonable pero con ese fondo terrible  de cosificar a la mujer y de tratarla como mercancía de usar y tirar, desde una mirada así mismos benévolamente hipócrita. 

Hay un ritmo de novela de acción que te lleva   sin aliento a querer seguir leyendo.  Y la violencia siempre presente, como  agresión, como instrumento de depuración del mal, como  principio y como fin. 

"Los azules" empiezan a adquirir matices y tal vez este contemplando el autor el relevo con unos protagonistas  de principios más  idealistas Luis, Vida,  Rita. 

Milena es un personaje pleno de matices, es una víctima que termina convertida en verdugo. Un ser inocente que no acaba nunca de perder  algo de la esencia de lo que fue, pero que sabe que nunca podrá regresar a lo que dejo  porque ha vivido demasiadas  degradaciones, conoce a los hombres y sus flaquezas demasiado bien, y al final,  adquieren para ella la misma dimensión que a ella le han otorgado. 

Este estilo de  novela que encierra una denuncia social y una crítica feroz  a una sociedad enferma, me ha parecido siempre arriesgada, porque necesita un punto  de equilibrio en el  que la denuncia se integre sin apoderarse  del  argumento que le hace avanzar,  y que si no se hace bien , suena falso y a mí me parece que lo ha conseguido. 

Nos presenta, como en la anterior, una sociedad enferma de corrupción y de violencia.  Tal vez miremos por  encima del hombro desde la sociedad occidental a esos países   que identificamos con la  violencia más brutal, pero en el fondo, con otras formas, subyace la misma corrupción y unas formas mas sibilinas, menos escandalosas, pero no  deja por ello de seguir siendo  violencia contra los mas débiles y la  soberbia del poderoso al creerse diosezuelos con derecho a todo lo que se le antoja. 

Hace poco veía una serie francesa, en la que se trataba en una de sus  temporadas también el tema de las redes de prostitución,  esta vez en los  bajos  fondos, pero el dibujo  que planteaba de la corrupción   en el entramado político, de la sociedad francesa, es como lo que se nos deja ver de la española en esta novela,  idéntica.   Así,  que nadie se salva,  porque dudo mucho que la naturaleza del hombre sea diferente en cualquier sitio aunque algunos  la tengan mas domesticada. 

Como digo, no sera una literatura de altos vuelos, (más escasa por cierto de lo algunos creen haber conseguido), pero por lo que  le oído al autor tampoco lo pretende.

martes, 11 de noviembre de 2014

Los corruptores - Jorge Zepeda Patterson


  • Nº de páginas: 416 págs.
  • Editorial: DESTINO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788423347315

"La trama de esta novela se queda corta con respecto a lo que realmente sucede en las esferas del poder en México, y para el caso, en cualquier otro país"
Jorge Zepeda

Una famosa actriz  aparece asesinada en un solar en Ciudad de México  y la filtración, aparentemente banal a un periodista en horas bajas, desatará una tormenta política. Este  el punto de partida de Los corruptores. Es difícil describir este thriller periodístico,  en el que se mezcla una historia de amistades adolescentes, que perduran en la madurez de sus protagonistas, con la descripción de la vida política mexicana, las historias sentimentales que se filtran en aventuras iniciáticas, de mataharis y extorsiones a todos niveles. 

La trama  de la investigación del asesinato, se combina con la de los cuatro amigos de aquella prometedora  pandilla “Los azules” ya en plenitud profesional, las aventuras sentimentales de la asesinada, las intrigas de la vida política de un país marcado por la violencia y la corrupción. Pero también de los intentos de regeneración con nuevos y viejos modos  y alusiones a la política internacional con una mirada diferente a la que aquí,  desde la que en nuestra sociedad europea tenemos, y que  nos hace cambiar de perspectiva con muy pocas referencias.  Ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos, ni el tradicional eurocentrismo es la única posibilidad para entender el mundo. Paternalismo benevolo frente a democracia imperfecta. 

Jorge Zepeda,  premio Planeta de este año,  ha escrito una  novela fascinante en la que  ha sabido, en mi opinión,  dar  con el ritmo de una novela de acción  y presentarnos  a la vez el cuadro de una sociedad dominada por la violencia, en la que un buen asesinato despierta la admiración de los "expertos", en una inquietante reflexión. Da voz a personajes muy diferentes, desde viejos  políticos en decadencia a jóvenes que apenas han dejado la adolescencia y se mueven de forma inconsciente en mundos que creen seguros y no lo son tanto. Desde servicios de inteligencia movidos  por el pragmatismo del mal menor a dirigentes idealistas que creen que se puede cambiar desde el poder una forma de hacer política perversa. Todo se plantea de una forma fluída y perfectamente integrada en el ritmo de la historia.   Y en el trasfondo  los narcos que todo lo controlan, los más irracionales y los que se guían por un código de conducta propio no carente de un cierto “honor”, pero siempre un paso por delante de los poderes oficiales. 

En esta novela,  la parte de investigación periodística es tan importante o más que la ficción. Magníficamente integrada en la narración, esta vez no suena  pomposa o artificial y sí es tremendamente reveladora su presencia.  Pese a dibujar de forma detallada unas referencias   políticas y sociales que nos resultan ajenas a los lectores españoles acostumbrados a otras formas de corrupciones,  resultan creíbles como están introducidas,  y  se interrumpen de forma muy natural para retomar los hilos de la trama de ficción.  Lo mismo  sucede con las líneas románticas, que tanto suelen molestarme,  y que sorprendentemente aquí me parecen naturales y oportunas.

Y además el lenguaje, la forma de narrar en un español diferente, pero perfectamente entendible, los referentes culturales,  tan diferentes a veces,  la cadencia de la prosa que parece dotar  a los diálogos de una musicalidad que sentimos “oír” cuando estamos leyendo. Y unos personajes creíbles y sólidos, de los que dejan huella.  No solo los principales, también los secundarios. 


Es, en mi opinión, una buena novela política, o testimonial o  periodística, no sabría definirla.  Algo más, nos aporta una mirada diferente a la realidad que conocemos por los grandes titulares, tan desgraciadamente de actualidad en este momento.  Es un narrador excelente   que nos proporciona una forma atractiva de acercamiento a la sociedad mexicana. 

En definitiva,  repetiré con el autor   en cuanto tenga oportunidad, que será pronto. 

viernes, 18 de julio de 2014

Lobos que reclaman la noche - Juan Carlos Márquez


Narración Juan Carlos Márquez
Fotografía  Agurtxane Concellón
Tropo Editores
ISBN: 978-84-96911-71-0
Páginas: 96


El silbido del viento frío. Porque el viento frío se oye más. El viento frío es un cuchillo rasgando la tela. Porque frío es audible. El frío es un murmullo hiriente. Y los lobos tal vez. Los lobos aullando en lo alto de las montañas con sus cabezas levantadas hacia la luna, rivalizando con los perros, o tal vez reclamandolos, recorriendo con sus aullidos en un suspiro los milenios que han transcurrido entre el estado salvaje y la domesticación. (...) en cuanto se apagaban las luces finalizaba un mundo y comenzaba otro, el de la noche 

Lobos que reclaman la noche, solo el título y esa maravillosa portada evocan un universo frío y salvaje que llena la imaginación de paisajes desolados y de soledades blancas.

Estamos ante un libro precioso, ya se que es algo bobo el calificar a un libro con el adjetivo precioso, pero es que no se me ocurre otro que resuma la ansiedad que me provoca solo mirarlo. Es una combinación exquisita en un relato, lleno de melancolía y aventura contado a dos voces, con la palabra y con unas fotografías bellísimas que van mucho más allá de captar el instante o de ilustrar el texto. Ambas partes, palabras e imágenes, quedan fundidas las unas en las otras en un ensamblaje perfecto. 

La historia: Es el escenario una carrera tradicional de trineos, atravesando una naturaleza salvaje reflejo de almas yertas y de vidas que luchan por sobrevivir o construírse,  por reencontrar lo perdido para volver a ser completas, por vivir los últimos estertores de una existencia que se acaba, pero que continuará en otra generación. Un viaje de invierno en el que perros y hombres, caballos y hombres, forman una unidad que convierte la travesía por los páramos helados, en un viaje iniciático, en un reencuentro con el pasado, con la felicidad perdida. El destino, el camino  será el  nuevo viaje a una Ítaca que volverá a darnos  el equilibrio: 

Al menos una vez en la vida todo el mundo debería viajar en trineo a Røros...¿ Qué hay en Røros que lo hace tan importante?. Nada que no puedas descubrir por ti mismo, pero para eso tienes que venir. 

Un solitario desencantado en busca del recuerdo de la mujer que amo y perdió, una pareja de enamorados, y un adolescente y su abuelo moribundo,  son los protagonistas, junto a los animales, nexo entre la naturaleza y el hombre, de un viaje sin retorno.Un  relato aparentemente sencillo en el que se fusionan la hostilidad del paisaje con las pasiones desatadas, convirtiéndose, al final, en una aventura fatal con resonancias de tragedia clásica. Todo ello en un escenario minimalista, en el que la nieve esconde lo prosaico, lo feo; en el que los lobos están dentro de nosotros mismos, esperando la oportunidad para liberarse, aunque sea solo un instante, acechando, reclamando la noche. 

Es una historia atemporal, y en este libro tan bellamente editado,  las fotografías aportan tanto como las palabras. Transmiten esa melancolía que acecha a los personajes, la fuerza de la mujer que se enfrenta a la aventura, la solidez y seguridad que la presencia de los animales da a los hombres, con ellos una unidad de supervivencia, la desolación, el frío, la sensación de infinito aislamiento y de naturaleza familiarmente hostil, y el silencio. El silencio roto solo por los gritos de ánimo a los huskies, el sonido amortiguando por la nieve de los cascos del caballo, en contraste con la saturación de humanidad en los refugios nocturnos de los que han iniciado la aventura en esas noches comunitarias,  llenas de bullicio y compañías, a veces no deseadas. Y la muerte junto a la vida en el eterno ciclo que nunca acaba. 

Una experiencia  para los sentidos:  la historia  y la fotografías,  todo uno  en un libro para  admirar y para no olvidar.