sábado, 23 de febrero de 2019

Corazón que ríe, corazón que llora, Maryse Condé



Maryse Condé 
Corazón que ríe, corazón que llora 
Traducción de Martha Asunción Alonso 
Editorial Impedimenta
 ISBN-13: 978-8417115999
178 pags 



A veces sientes un flechazo ante la portada de un libro, si al final surge el amor, hay un horizonte nuevo en tu vida que ya no te abandona. Me declaro fan de Maryse Condé con esta única lectura Acabo de terminar Corazón que ríe, corazón que llora, y ya lo echo de menos. 

 
Con una mirada entre melancólica y ferozmente sincera, es  una autobiografía, una mirada a su despertar a la vida, que finaliza con abandono de la adolescencia y entrada a la edad adulta. El tono de  las anécdotas  elegidas para ser relatadas, oscila entre lo jocoso y la crudeza de un recuerdo que no tiene piedad ni con los demás ni con ella misma. No oculta una realidad que llena de confusión, a la pequeña protagonista y a la joven en la que se convierte, construida de pequeñas vacilaciones y sospechas. La identidad de la negritud en sus diferentes matices, la de las sociedades mestizas en las que las razas no mezclan. Permanecen en estratos firmes e impermeables, de lo que poco a poco va siendo consciente a través de pequeños acontecimientos apenas significativos, pero que quedan ahí, creando un sustrato que construyen una personalidad inconformista y siempre curiosa, critica implacable de sus padres y sobre todo de si misma.

Creo que cada lector llega  en su lectura a un libro diferente, llenándolo de los matices que surgen de su propia identidad. En este caso es muy fácil sentirte identificada con la rebelde Maryse-niña, con la extrañada Maryse-adolescente, enfada con un mundo que se encuentra incomoda, en su propia familia a la que llego por accidente, y en el espacio que se ha construido para ella. Acompañando ese despertar a una conciencia racial que se le pretende hurtar en sus orígenes, la realidad de familia pequeño burguesa que adopta maneras de los amos coloniales. En el hogar familiar viven sus pequeñas anécdotas cotidianas, las de cualquier familia, en cualquier lugar del mundo, porque son intercambiables. Una niña rebelde que hace gamberradas escapando por las rendijas de la estricta disciplina que impone la madre dominante y controladora.

A la vez la protagonista va despertando a la vida y lo describe desde la madurez de la escritora culta y prestigiosa, pero con la ingenuidad de la infancia recordada: La vida se confirma con sus primeras experiencias: la muerte, los primeros escarceos sexuales, la sorpresa del espectáculo de un parto doloroso del que es testigo, la naturaleza exuberante y la gran ciudad. La libertad y el despertar a la vida adulta. El sentimiento de pérdida infinita, el de la madre y del hermano los pilares de su infancia, que la dejan a la deriva.

Acompañando a la niña me siento unida a ella,  con una sonrisa mientras leo: esa amarga experiencia de una acampada, los comportamientos retadores en la escuela,  las aficiones a fabular y hasta con sus fobias literarias. De su mano he sentido la afinidad de sus historias con las que se contaban en mi familia materna, de aquellas infancias embellecidas de familia, también numerosa. Maryse podía ser mi madre pelona y valiente, o podía ser yo, cuando el miedo y los complejos de niña rara se mutaban en insolencia y desparpajo, venciendo esa distancia de sociedades, y ese otro tema que fácilmente aceptas como propio, la racialidad y su descubrimiento, que puede sustituirse por el despertar a una conciencia social en esos mismos momentos, emocionales y vitales.

Gracias a la Editorial Impedimenta por descubierto a otra gran escritora a la que seguir. 

martes, 6 de febrero de 2018

Tiempos oscuros, John Connolly



TIEMPOS OSCUROS 
JOHN CONNOLLY 
Editorial: TUSQUETS EDITORES 
ISBN: 9788490664988

John Connolly es en este momento el autor de novela negra que más me interesa. Esta entrega, la número quince si incluimos la novela corta, A través del espejo,  no defrauda a los que buscamos  encontrar sus elementos clásicos: sociedades cerradas con una maldad de tintes sobrenaturales enraizados en cultos atávicos y antiguos, unos antagonistas oscuros y brutales, sus  héroes familiares atípicos, los bosques enigmáticos, y sobretodo el elemento fantástico que en cada entrega consigue superar un escalón más. 

Vuelve Charlie Parker, esta vez un poco distante, un poco menos humano, vuelven Ángel y Louis, burlones e implacables,  los enormes hermanos gemelos que ejercen de guardaespaldas de nuestro héroe con tintes cómicamente brutales, y entre los rasgos familiares, los argumentos con tantos rasgos comunes en toda las entregas,  escenas casi oníricas y una literatura de primera fila. Capítulos que son por si mismos  relatos completos sin aparente relación con el argumento de la novela, pero que nos resitúan en personajes y relaciones de la trama general de toda la serie. Escenas surrealistas de la hija perdida, de la prehistoria de antagonistas-colaboradores, que contribuyen a enriquecer el universo de Charlie Parker aunque aparentemente sean superfluas. 

Y frases dignas de enmarcarlas, microrelatos oscuramente poéticos, sentencias que resumen en pocas palabras esa esencia del mal que constituye el universo en el que este policía al que la muerte rechaza y teme va perdiendo poco a poco su humanidad y convirtiéndose en algo temible, oscuro, en un ángel de justicia terrible.  Aunque sea casi imposible de imaginar,  Connolly es capaz en cada entrega de dar una vuelta a la tuerca de ese mundo en el que fantasmas y realidad  conviven y hace crecer a sus personajes hacia un realismo mágico que recorre a la par el género de novela negra y el terror sin poder decantarnos  por uno o por otro. 

Confiesa el autor que es su cultura católica lo que le inspira y se declara creyente, en todo caso lo que dibuja es un Mal que trasciende la tradicional lucha entre el Bien y el Mal, porque lo supera, y hunde su raíces en tradiciones más antiguas, más salvajes e irracionales, en cultos no exactamente satánicos,  en una Maldad que a la que esa lucha entre el Bien y el Mal no le importa, como dice el mismo Connolly en una de esas frases que tanto nos impacta y tanto miedo dan, porque verbaliza ese Mal en estado puro, sin conciencia, sin finalidad, sin antagonista. 

Reconozco que soy muy fan de mis autores favoritos, que les perdono todo y no soy crítica. Reconozco que hay esquemas que se repiten en  las novelas de la serie, pero es lo busco y lo que me engancha. Creo que, con frecuencia, los lectores  de género,  buscamos esa repetición de esquemas que convierten en virtud lo que a otros les parece un vicio o una falta de imaginación. John Connolly es capaz, en mi opinión, de utilizar esos esquemas algo repetitivos  con una literatura de calidad y unos personajes que crecen y  evolucionan.  Esos mismos lugares comunes hacen que la lectura sea más fácil, que los hallazgos literarios impacten de una forma más intensa y que siga enganchada a mi detective favorito. 

Ha sido, como siempre, una lectura muy grata que me hace esperar ansiosa la próxima entrega. Y como siempre estaré el primer día en la puerta de la librería dispuesta a leerlo de tirón. 






jueves, 31 de agosto de 2017

Diccionario de literatura para Snobs - Fabrice Gaignault




Últimamente me lo dicen por todos los lados, que soy una esnob, y solo leo cositas rarillas. Y creo que sí, que algo de eso hay. Por eso cuando vi en la mesa de novedades El diccionario de literatura para Esnobs de Fabrice Gaignault no pude resistirme. No fue su precioso formato, ni sus maravillosos dibujos, fue un todo lo que produjo en mi un flechazo, una pasión instantánea. 

Ojear de entrada sus páginas y descubrir algo que no sabía muy bien definir, fue todo uno. Hasta que leí la introducción claro.  Sara Morante,  da vida con sus ilustradora a esas vidas temerarias o incomprendidas que transitan por esa teatral  galería de personajes reales, pero que son ellos mismos más interesantes que sus obras. Nada sería igual en el libro sin esos dibujos tan especiales de Sara, que recogen el alma de las personalidades que ilustran. 

El diccionario de literatura para Esnobs y (sobre todo) para los que no lo son, es uno de esos libros que me gustaría conocer solo a mí para poder recomendar escritores malditos que solo yo apreciara, y que dejarían de gustarme cuando mi labor divulgadora hubiera dado sus frutos. Asi lo describio Enrique y eso sentí que era lo que tanto me atraia del libro desde el primer momento. Y es que si, soy una esnob.

Sylvia Plath y su bandeja de magdalenas
Pasean por él autores conocidos, de  los elevados a la categoría de mito como Sylvia Plath o nuestro últimamente admirado en el foro Max Aub, Marguerite Duras... Pero también otros completamente desconocidos como  Kathy Acker de vida apasionante y desmedida, casi como una caricatura de artistaunderground, o Christopher Isherwood autor de una novela que dio la inspiración para uno de los mejores musicales de todos los tiempos, Cabaret, pero irremediablemente echado a perder con su mudanza a California. Nos encontramos también con referencias como el circulo de BloomsburyBeat Generation, la Izquierda exquista, o conceptos como Invisible o Finisecular.

Garignault, el autor de este libro, y digno de  aparecer en él él mismo,  tiene una visión cruel y caricaturesca de sus personajes, y con ternura y cariño Sara ha sabido transmitirla con un acierto que es difícil de describir dando por resultado una comunión de texto e ilustración que pocas veces son tan acertadas. 



.

DICCIONARIO DE LITERATURA PARA SNOBS. Y (SOBRE TODO) PARA LO QUE NO LO SON
Fabrice Gaignault

Julia

Los dibujos que aparecen el la entrada son de Sara Morante y forman parte de la ilustración del libro

miércoles, 11 de mayo de 2016

La última noche de Rais - Yasmina Khadra (Mohammed Moulessehoul)



La última noche de Rais
Yasmina Khadra  
Alianza Literaria
ISBN-10: 8491040889

“Soy Muamar Gadafi. Eso debería bastar para conservar la fe. 
Soy el garante de la salvación”


Uno de los últimos dictadores, que trascendía el mero hecho de ser un dictadorzuelo en un país postcolonial que hemos conocido ha sido Muamar Al Gadafi. Con un carisma de tirano enajenado, sus aberraciones eran conocidas por un occidente que obviaba tanto los rumores como la realidad contrastada de sus abusos. A su lado otros dictadores de la zona tienen un perfil gris y casi anodino. La mitificación fue consagrada con el linchamiento tras ser capturado 20 de octubre de 2011 por los enemigos del régimen libio, dicen las malas lenguas que inspirado por los servicios secretos franceses. Líder de la revolución con un golpe de estado a los 27 años, que expulsó la monarquía de rey Idris I de Libia, desarrolló una mezcla de socialismo árabe populista y tiranía feroz, en la que solo él ponía las reglas y que derivó al final de su existencia en un régimen de terror incontrolable.



Son muchas las historias que corren de sus abusos que rozan lo irracional y que nos hacen ver como una perversión sus años en el poder como si de un nuevo Calígula se tratara. Al ejercicio de este poder desmedido, se añade la morbosidad del aspecto sexual de sus aberraciones, un instrumento más de control y sometimiento. En todo caso no dejó de ser un caso más de esas manipulaciones de occidente para aupar al poder a un personaje que creían manejable que se les fue de las manos y se convierte después en su peor pesadilla, al que en un momento tratan de eliminar y en otro halagan su vanidad infinita tratando de llevarlo a su terreno de nuevo.

Yasmina Khadra, el escritor argelino con pseudónimo de mujer, cuenta en su novela La última noche Rais el final de Gadafi con un formato de tragedia clásica, en la que el protagonista desde el principio adopta los rasgos de un héroe trágico. Su voz directa evocara su tiempo de gloria, sus orígenes, su personalidad y sus fobias.

Nos acercamos al personaje en sus momentos más difíciles, rodeado de sus fieles más leales envueltos en el pesimismo de la derrota inevitable. Entre la seguridad de que es el Mesías de su pueblo y las premoniciones de su destino, vemos al tirano en toda su dimensión. Los continuos flashback no justifican su figura, simplemente la presentan: un paria de origen incierto al que se le revela que es el Mesías en la soledad del desierto siendo un apenas un niño, un destino definido por Dios, y un final feroz. Entre las alucinaciones de una personalidad megalómana e inestable, combinada con el uso de drogas, aflora un complejo de inferioridad transformado en ambición y una psicopatía que maneja la venganza hacia los que le humillaron en cualquier momento de su existencia como un instrumento de autosatisfacción. No hay arrepentimiento de sus actos, tal vez si en haber controlado su ferocidad en la represión de los que le traicionaran.

Podemos palpar en el formato de monologo interior, el terror que inspira, la inseguridad que sienten sus leales ante su presencia, la volubilidad de sus afectos, el sentimiento de ser traicionado por el pueblo que lo rechaza en este momento conquistado por el nuevo terror de los radicales rebeldes, tan salvajes y vengativos como él.

Hay para mí en ese enfoque mesiánico del personaje hay un paralelismo con la figura de Jesucristo, curioso enfoque para un personaje y un autor de origen musulmán. Pero es que está ahí de forma inevitable desde el principio en las constantes alusiones que hace el autor. En la descripción del final, podríamos estar perfectamente viendo el martirio de Cristo en una versión actualizada pero visualmente muy próxima: el escarnio, las ropas arrancadas, hasta el tiro de gracia final, como la lanzada que acaba con el sufrimiento en la cruz. Y el desdoblamiento que lo evade en el martirio y el convencimiento, en medio de él, de la trascendencia de su existencia.

El paralelismo es tan claro que se introduce en medio la descripción del linchamiento este párrafo:

Ya no soy un Rais sino un profeta (…) Durante una fracción de segundo, me parece que la luna sustituye al sol. En el último estertor, suelto al vuelo una oración “Dios, perdónales sus ofensas como yo se las perdono, porque no saben lo que hacen…”

Es muy sugerente la introducción como una especie de mensajero de sus premoniciones, el cuadro de Van Gogh, sin interés por el arte el Rais se siente unido al pintor en ese cuadro que evoca en sus momentos trascendentales. Es la imagen del autorretrato la que le fascina, la se le presenta en sus sueños:



 “Con la frente medio tapada por una penosa gorra de lana erizada, un vendaje basto cubriéndole la oreja mutilada, la mirada inasible, el pinto parecía lamentar haber nacido. Colgada de la pared, una estampa japonesa”

Terminaremos por entenderlo al final del libro.

El libro es formalmente precioso, solo hay alguna nota discordante, de lo que para mí son puntuales traducciones de diccionario que me molestan mucho porque me cortan la lectura y no encajo lo que quieren significar o me resultan fuera de lugar.

martes, 5 de abril de 2016

Los olvidados de Filipinas - Lorenzo Mediano



Los olvidados de Filipinas
Lorenzo Mediano
Editor: Zócalo; Edición: Primera (2001)
ISBN-10: 8488962290, 978-8488962294
ASIN: B00H3VENI4

1898: El imperio español se ha desmoronado y las tropas derrotadas regresan a la Península. Pero en Filipinas quedan miles de soldados prisioneros en la jungla, olvidados por su gobierno. Entre ellos, cinco oficiales y un soldado anarquista que tratan de alcanzar por sí mismos la libertad.
Aventuras, emboscadas, piratas joloanos, caníbales cortadores de cabezas, brujas del antig-antig, cargas de la caballería de los Estados Unidos, persecuciones, tesoros robados... Son incontables las peripecias en que se verán envueltos los seis protagonistas; hombres de acción que también son hombres que aman: a una princesa tagala, a una joven andaluza, a una esposa desesperada...
Hechos verídicos y apasionantes, novelados por el nieto de uno de los personajes; y como telón de fondo, la oculta traición del gobierno, mantenida en secreto hasta nuestros días.

La serie de RTVE El ministerio del Tiempo, tiene como mejor virtud el despertar la curiosidad sobre los momentos históricos que trata. Los dos últimos capítulos me han traído a la memoria el libro de Lorenzo Mediano Los olvidados de Filipinas.

Me lo vendió el autor en una Feria del libro de mi ciudad.  Me resulto irresistible el tono de biografía familiar del autor en forma de novela de aventuras de un episodio que había visto en una vieja película y una canción inolvidable. Era  un tema apenas tratado en las clases de historia y que cuando se hacia era más desde  el punto de  vista de  marco de referencia a una crisis cultural y social que acogió  a una de las generaciones literarias más brillantes de nuestra literatura, la Generación del 98. Pero poco estudiamos de aquellos hechos y de los hombres que fueron a luchar a escenarios que constituyeron nuestros Vietnams. Hombres humildes que no pudieron escapar al reclutamiento, militares que debían dirigir una guerra sin recursos  un ejercito  colonial en escenarios hostiles y paisajes ajenos, manipulados por políticos y olvidados, como son olvidados por la historia los perdedores de todas las guerras.

La novela de Lorenzo Mediano se basa en la historia real de su abuelo, uno de aquellos soldados que lucho contra la adversidad y tenerlo todo en contra en la Filipinas  de finales de XIX. Con ritmo de novela de aventuras nos presenta como vivieron aquellos soldados su guerra, tan distinta a la que se presentaba a la sociedad,  maquillada y triunfalista, y como ellos solos debieron sobrevivir sin ningún apoyo y con las manos vacias. La trama te atrapa sin darte cuenta, y aunque tiene un regusto de aventura de ficción,  las  peripecias de esos soldados abandonados a su suerte, tiene también esa base real de la documentación histórica que nos muestra la decadencia de una clase política manipuladora y soberbia que deja a los suyos en la estacada y se olvida de quienes la sustentan, porque son su carne de cañón. 

Sin recursos económicos ni humanos, a los gobernantes solo les interesaba una derrota rápida que les salvara el honor de haber combatido,  dando sus hombres todo por ese concepto que ahora nos suena desfasado y ridículo, al punto de que se convirtieron, tanto en Cuba como en Filipinas, en iconos de soldados y de honor militar, admirados por sus  mismos enemigos. Los mandos eran conscientes de sus carencias y de su fracaso inevitable, y se encuentran testimonio directos también de disciplina ante un futuro que no tenía ningún misterio para ellos, sabían que iban a ser  derrotados. Hay anécdotas que dan fe de la valía de estos hombres.

De su profesionalidad deja constancia la anécdota comentada por un   miembro del foro en el hilo de la novela que copio:

“Cuentan que se declaró una epidemia de no sé qué en un país tropical bajo protectorado francés y que estos preguntaron a los norteamericanos cómo habían solucionado una situación similar en Filipinas; estos respondieron que siguiendo paso a paso las normas que habían dejado escritas los médicos militares españoles.” (Fénix)

En la narración podemos distinguir la parte documental, en la que se intercalan fotografías y telegramas reales, y la parte de ficción, pura trama de acción que le da un tono de película al más puro estilo de aventura militar algo inverosímil, creo que es esa parte la que menos me ha llegado, pero es en todo caso una interesantísima historia que creo que como puro divertimento con una gran dosis de realidad, esa  si  muy aprovechable, es una buena lectura.

Tuvieron los dos episodios de las serie   menos acción  que la novela, pero si supieron guionistas y actores transmitir la  cabezonería y la desesperación  que debieron vivir aquellos hombres,  la soledad y las condiciones infrahumanas.  Así que sería una buena combinación la lectura de la  novela y el visionado de los dos  capítulos que tratan el cerco de Baler.