domingo, 5 de junio de 2011

Asesinato en el club nudista - Roberto Malo



Es demasiado bonito para ser cierto: el último encargo de Luis Gómez, de profesión asesino, le obliga a infiltrarse en un exclusivo club nudista y a verse rodeado de hermosas bellezas de cuerpos esculturales... Más complicado aún que pasar desapercibido será llevar a cabo el trabajo sin ser descubierto.
Asesinato en el Club Nudista es la cuarta novela de Roberto Malo.
El libro contiene además nueve ilustraciones originales de Abraham Pérez Pérez.


Son apenas 120 paginas inclasificables.

He visto varias referencias para definir el estilo de Roberto en  este librito, ( por tamaño que no por el contenido), Lubitsch, Agatha Christie, ( aunque dudo que alguna vez la venerable escritora inglesa imaginara una historia tan loca y surrealista). Al leerlo he recordado el absurdo humor de Mihura y la transgresora visión del mundo de Boris Vian, supongo que cada  uno ponemos nuestras referencias personales al buscar similitudes y acudimos a nuestros recuerdos literarios para  agarrarnos. Es, en todo caso,  una comedia de enredo, alocada y delirante,  con una subversión de valores que convierte  la profesión de asesino a sueldo y la moral  distraida de mujeres desinhibidas si no en una virtud, si en una conducta dentro de la norma en la que conviven perfectamente una profesión poco convencional como la de asesino a sueldo  y un  amantísimo hombre de familia en el mismo personaje.

Es un mundo diferente, desde las escaleras y la peculiar organización de un modernísimo edificio, con sus  plaquitas identificativas,  pasando por  dedicadas madres ( con cierta tendencia a la ninfomanía) con hijas obedientes,  hasta ese Club privado para pijos guapos,  que es el escenario  de la trama principal.

El relato es, como digo, irreverente, transgresor, divertido, pero tiene a la vez ese tono naïf que  hace que la leas con una sonrisa permanente aunque el escenario de la historia este lleno de ¡¡ sexo, sexo!!  ( como no podía ser menos  con un protagonista que se ve en un contexto así por motivos de trabajo). El bueno de nuestro asesino profesional, porque ante todo es el mejor en su trabajo,   es un  dedicado hombre familia y pese a su ocupación laboral  y a las situaciones  en que se ve envuelto, no  olvida, después de escenas de tórrido sexo, eso si siempre porque lo exige su tapadera,  y  en un entorno que lo mantiene aparentemente en constante excitación,  llamar a su esposa y de decirle que la quiere.   Sobre la mesa  de su despacho, en cuya puerta figura  la inequívoca descripción de lo que dentro te vas a encontrar: "LUIS GÓMEZ ASESINO PROFESIONAL",  muestra con orgullo la fotografía familiar de su adorada esposa y sus dos retoños. 

Las situaciones planteadas son llevadas con la estructura de un  comic o guión, prescindiendo de todo lo superfluo,  y  las estupendas ilustraciones  contribuyen a redondear la historia, en la que nos espera un final sorprendente, e inesperado.
Es todo caso una lectura relajante  y refrescante, llena de sentido del humor y en la que se presenta una visión del sexo sin complejos  en un inclasificable equilibrio de géneros.

Me lo he pasado genial leyendo de un tirón,  me he reído, y no me esperaba la resolución.  ¿Qué mas se puede pedir?.

5 comentarios:

Sue_Storm dijo...

Lo vendes de maravilla. Habrá que leerlo.

Julia dijo...

Es todo veridico y verdadero. Tal y como lo describo.

Me diverti mucho.

roberto dijo...

Mil gracias por la reseña, Julia. Un lujazo.

JUAN VILLALBA SEBASTIÁN dijo...

Este verano leeré algo de Roberto. Es un valor al alza. Un sludo.
JV

Andromeda dijo...

¡Yo quiero! Ya me veo con esa sonrisa permanente leyéndolo yo también. :)